29/3/12

Aprendiendo a reinventarte


La noche que acontece ofrece un frio resquemor que embriaga mi ser, remueve malos aires en una sesión de malos recuerdos, esos que nunca quise volver a tentar…no conseguí ver en su momento esa franja de limitaciones que detenían mis pies hacia nuevos horizontes, deslizarme entre las oportunidades que jamás que me atreví a dar....



..me ataba a incertidumbres que no fueron loables al desacuerdo de mi propia razón, las que se convirtió en una cadena oxidada gracias a mi amada rutina y lo que yo creía insuperable, la preciada conquista de mis temores.

Una noche que soñé temerosa y con poco afán de poder compartirse, una que aunque no crean los más incrédulos tendría un buen amanecer, sentido color y un espectacular buen sabor de boca, en la cual agradezco pasar tanto frio para entender y apreciar mejor el calor que puedo sentir ahora.




Una aventura hacia el mejor aprecio de nuestras actitudes, valores…que jamás deberíamos dejar, ya que en las ramblas de nuestros propios miedos siempre estarán ahí enfrentándose con esa arma de doble filo, el que te entiende y supera, o el que te desconcierta y acorta tu más merecida esencia…

..vivimos en la floritura de nuestras palabras ,en la grandeza de nuestras acciones y en las autenticas disculpas de nuestros miedos, ¿Por qué nos aprendemos a ver la grandeza de nuestro saber preciar lo que bien poco se valora?¿por qué no avistamos lo que tan rápido se pierde ¿,nuestro tiempo y estancia en esta merecida esquinita debe ser un huella bien firme para nuestros propósitos y sueños, aprende a firmar con tu propia personalidad.





Olvídate de alcanzar las estrellas si ni siquiera miras hacia las mismas, reorganiza las nubes que tapan la grandiosidad de los que puedes hacer y aportar, despliega las alas de tus propios sueños, pero no te olvides, aduéñate de las raíces de tu propia realidad, no confíes en lo que ves sino en lo que sientes, vive tu propio destino, no esperes te lo regalen y mucho menos vivas una vida prestada o en la que necesites pedir permiso para ser tu mism@.





Si llegas a deleitar el valor de tu propia sinceridad y honestidad podrás comprobar que la semilla que pretendes crezca con esmero, debe ser siempre cuidada bajo el valor de tu propia comprensión y experiencia y no el de tus propios miedos.

Firmado:

Un cazador de sus propios sueños ; )

0 comentarios:

Publicar un comentario